lunes, 24 de noviembre de 2008

AMOR AL PROJIMO


Religiosa albanesa nacionalizada india, conocida mundialmente por su labor humanitaria en la India y galardonada con el Premio Nobel de la Paz. Nacida en el seno de una familia católica albanesa con el nombre Agnes Gonxha Bojaxhiu, la Madre Teresa de Calcuta recibió desde muy pequeña las enseñanzas religiosas de su madre. La repentina muerte de su padre, en 1918, dejó a la familia en una gran estrechez financiera, quedándose la madre al frente de la familia, quien crió a sus hijos con firmeza y amor, influyendo notablemente en el carácter y vocación de la Madre Teresa. Siendo aún una niña, ingresó en la Congregación Mariana de las Hijas de María, donde inició su actividad de asistencia a los más necesitados. A los dieciocho años abandonó para siempre su ciudad natal y viajó hasta Dublín (Irlanda) para profesar en la Congregación de Nuestra Señora de Loreto. En ese lugar recibió el nombre de Hermana María Teresa. Tiempo después viajó hacia India, donde enseñó en la Escuela para chicas "St. Mary" y en mayo de 1937, la Hermana Teresa hizo su profesión convirtiéndose en “esposa de Jesús” y desde ese momento comenzó a llamarse Madre Teresa de Calcuta. En 1944 se convirtió en la directora de la escuela y cuatro años más tarde, en 1948, obtuvo la autorización de Roma (Ciudad del Vaticano, Roma, Italia) para dedicarse al apostolado en favor de los pobres. En 1950 la Madre Teresa de Calcuta fundó la Congregación de las Misioneras de la Caridad, aprobada en 1965 por Pablo VI. Las integrantes de esta congregación, que debían sumar a los votos tradicionales el de la dedicación a los "más pobres de entre los pobres". Los años que siguieron fueron de rápido desarrollo, recibió numerosas distinciones en apoyo a su obra. En 1962 el Premio Indio Padmashri, el Premio Templeton en 1973 y el Premio Nobel de la Paz, en 1979 entre muchos otros. Durante los últimos años de su vida y a pesar de los cada vez más graves problemas de salud, La Madre Teresa continuó dirigiendo su Instituto y respondiendo a las necesidades de los pobres y de la Iglesia. Después de encontrarse por última vez con el Papa Juan Pablo II, volvió a Calcuta donde transcurrió las últimas semanas de su vida recibiendo a las personas que acudían a visitarla e instruyendo a sus Hermanas. Toda la vida y el trabajo de la Madre Teresa de Calcuta fue un testimonio de la alegría de amar, de la grandeza y de la dignidad de cada persona humana y del valor de las cosas pequeñas hechas con fidelidad y amor.

Reflexion
la vida y las obras de la madre teresa de calcuta , son una muestra de entrega y amor hacia Dios y hacia el projimo. La madre Teresa de Calcuta dedico su vida entera a ayudar a los mas necesitados sin recibir nada a cambio , sin duda una mujer extraordinaria y bondadosa, que ha transcendido y deja un claro ejemplo a seguir de entrega incondicional y servicio a la humanidad, realmente es admirable su labor y esfuerzo en las obras que realizo.