martes, 25 de noviembre de 2008

Yahveh

Yahveh (en hebreo יהוה, YHWH), y sus variantes Yahvé , Yavé, Yahwéh, Jehová, es, según la
Biblia, el nombre propio de Dios, revelado a Moisés en la visión de la zarza ardiente (Éxodo, 3) donde se identifica ese nombre con el Dios de los patriarcas.

"Entonces Dios dijo otra vez a Moisés:“Esto es lo que habrás de decir a los hijos de Israel: ‘Jehová el Dios de sus antepasados, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a ustedes’. Este es mi nombre hasta tiempo indefinido, y este es la memoria de mí a generación tras generación. 16 Ve tú, y tienes que reunir a los ancianos de Israel, y tienes que decirles: ‘Jehová el Dios de sus antepasados se me ha aparecido, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, y ha dicho: “Yo sin falta ciertamente les daré atención a ustedes y a lo que se les está haciendo en Egipto."
El sentido del nombre de Yahveh, Jehová ha sido interpretado de formas muy diversas y se discute su origen cultural. Al estar formado por cuatro connsonantes hebreas –Y, H, V, H– se denomina también tetragrámaton (es decir, palabra compuesta de cuatro letras).
Yahveh, Jehová es una de las diversas formas que más se emplea en la Biblia para designar al nombre propio de Dios (se encuentra en el Antiguo Testamento unas 6.000 veces), otras formas son: Adón, Adonai, El, Elyón, Eloah, Elohim, Yahveh-Sbaot, etc.
*