miércoles, 26 de noviembre de 2008

oracion de la santisima trinidad

Te adoro, Santísima Trinidad, Padre, Hijo y
Espíritu Santo, tres personas y un solo Dios.
Me postro en el abismo de mi nada
ante tu divina majestad.

Creo firmemente y estoy dispuesto a dar la
vida en testimonio de todo lo que nos ha
revelado en la Sagrada Escritura y de los
misterios que por medio de tu Iglesia nos
has manifestado.

En ti deposito mi confianza; y de tu mano,
Dios mío, vida única, esperanza mía, deseo,
espero y quiero recibir todos los bienes,
espirituales o corporales, que pueda
alcanzar en esta vida o en la otra.
Desde hoy y para siempre te consagro mi cuerpo y
mi alma, todas mis potencias, la memoria,
el entendimiento, la voluntad y todos mis sentidos.

Te prometo no consentir jamás, en cuanto
esté de mi parte, en que se infiera la más
mínima ofensa a tu divina majestad.

Propongo firmemente dedicar toda mi
existencia, mis facultades y energías, a tu
servicio y gloria.

Estoy dispuesto a sobrellevar ludas las
adversidades que tu mano paternal quiera
imponerme para dar gusto a tu corazón.

Quisiera esforzarme con todo mi ser,
para que todos sirvan,
glorifiquen y amen a Dios su Creador.

Me gozo intensamente de tu eterna felicidad,
y me siento jubiloso
por tu gran gloria en el cielo y en la tierra.

Te doy infinitas gracias por los innumerables
beneficios concedidos, a mi y al mundo entero,
y por los que continuamente, (día tras día,
concede tu benigna providencia.

Amo tu infinita bondad por si misma con todo
el afecto dc mi corazón y de mi alma: y desearía
sí me fuera posible, amarte como te aman los ángeles
y los justos, con cuyo amor uno el mío.

A tu divina majestad, en unión de los méritos de la pasión,
vida y muerte de Cristo, de la bienaventurada siempre Virgen
y de todos los santos, ofrezco desde ahora para siempre
todas mis obras, purificadas por la preciosísima
sangre de nuestro Redentor Jesús.

Quiero participar, en lo posible, de las indulgencias
obtenidas por medio de las oraciones y obras,
y deseo aplicarlas como sufragio por las almas del purgatorio.

Quiero también ofrecer, en la medida de mis
fuerzas satisfacción y penitencia por todos mis pecados.

Dios mío, siendo tú infinitamente digno de todo amor y servicio,
por ser quien eres: me arrepiento de todo corazón de mis pecados,
y los detesto más que todos los males, puesto que tanto te desagradan a ti.
Dios mío, a quien amo sobre todas las cosas:
te pido humildemente perdón, y hago firme
propósito de nunca ofender a tu divina bondad.
*