jueves, 27 de noviembre de 2008

SAN AGUSTIN

Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas.